25 nov. 2008

Pluma azul...


Fue una linterna olvidada que nos dejó una señal de luz
en el faro de nuestras miradas,
cuando vestidos de negro intenso,
un rayo nos descubrió en el tiempo
y puso melodías en nuestro andar.
Distantes, pero sumidos en el calor de nuestros hogares,
acariciamos ese ayer, donde el tren del olvido
no tiene estación, solo lleva un rumbo al sol y
siempre bajo ante la frescura de una pluma azul
que seguirá escribiendo, junto a los pétalos de violeta.

No hay comentarios: