23 nov. 2008

Despertar

Caminé por senderos tempestuosos
buscando la sonrisa, tender sus brazos
huracanados a mi cintura.

Caminé... caminé, internándome en la
interrogante del tiempo divino
para alcanzar el fruto que parecía
alejarse de mis ojos.

Seguí caminado sin mirar , sin escuchar
sin preguntar al mar el porqué de su
desprecio al amanecer.
Bajé las escaleras del olvido y me
confesé con los años perdidos....
sus ojos me miraron desafiantes
me internaron al tren de las heridas
y la verdad desnuda salió a mi encuentro

No hay comentarios: